Categorías
Entradas recientes
Archivos
El MPJD y organizaciones sociales hacemos un llamado a la defensa del presupuesto para la atención a las víctimas de la violencia.
9223
post-template-default,single,single-post,postid-9223,single-format-standard,elision-core-1.0.10,ajax_fade,page_not_loaded,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-4.4,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.0,vc_responsive

Blog

El MPJD y organizaciones sociales hacemos un llamado a la defensa del presupuesto para la atención a las víctimas de la violencia.

  |   Comunicados   |   No comment

El Decreto de Austeridad publicado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 23 de abril, ha comenzado a dañar gravemente una buena parte de la vida de la nación. Quiso destruir el FONCA, el Fidecine, los fideicomisos que sostienen la investigación y la formación de las ciencias. Ahora, reduciéndola hasta la parálisis, pretende destruir la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y a lo que parece a la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB).

 

Sorprende que, a pesar que el Decreto de Austeridad considera como programa prioritario a las instituciones de defensa de los derechos humanos, la CEAV haya denunciado que la institución quedará paralizada por la reducción del 75% del gasto corriente.

 

En medio del horror desatado por la guerra de Felipe Calderón contra el narcotráfico (una guerra que a lo largo de los años ha cobrado más de 300 mil víctimas de asesinato y al menos cien mil desapariciones –durante el primer año de gobierno López Obrador, cegó la vida de cerca de 40 mil personas; y no tenemos todavía claro su número durante la emergencia del Covid-19, que se calcula en más de 10 mil–) las víctimas creamos la CEAV y la CNB para devolvernos los derechos que el Estado y el crimen nos quitaron. Ambas fueron el fruto de largos años de lucha en los que Morena jugó un papel importante.

 

Es verdad que desde su nacimiento ni la CEAV ni la CNB han funcionado bien. Nunca, por desgracia y pese a las propuestas de reforma que las organizaciones hemos entregado, el modelo bajo el cual se crearon se ha aplicado con seriedad. La falta de entendimiento y de voluntad política por parte de los gobiernos en turno, lo ha impedido.

 

Cuando Morena ganó las elecciones, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) presentó a Olga Sánchez Cordero y a Alejandro Encinas, un diagnóstico y una propuesta para los ajustes que la CEAV requería (el documento, El buje, los rayos y la rueda, lo ha difundido la CEAV), le presentó, además, dos propuestas para la creación de una política de Estado basada en la Justicia Transicional, que contemplaba, entre otras cosas, reformas profundas a la CEAV y a la CNB.

 

La Secretaría de Gobernación no sólo las desechó. El presidente, quien el 14 de septiembre de 2018 se comprometió a abrazar la agenda de las víctimas, no quiso recibir personalmente las propuestas que le llevamos el 26 de enero de este año en la Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz. Lejos de ello, descalificó a las víctimas, dio la espalda a su dolor y a los compromisos contraídos con ellas y con la nación, y permitió que un grupo de choque, auspiciado por Morena, nos insultara y agrediera en la plancha del Zócalo.

 

Ahora, este gobierno quiere destruir y desmantelar a las instituciones creadas para atender a las víctimas, y dejarlas en un estado de indefensión igual o peor –por la acumulación de los casos– al que había antes de la creación de esas instituciones extraordinarias. La CEAV y la CNB necesitan ser reformadas y fortalecidas, no destruidas por la asfixia presupuestal. Ambas necesitan una seria y profunda voluntad política que les devuelva su condición de garantes de la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición del daño.

 

Si el gobierno, en nombre de una austeridad injustificada y sin matices, paraliza a la CEAV y a la CNB, no sólo habrá destruido los únicos tanques de oxígeno que las víctimas tienen; habrá destruido también dos instituciones fundamentales para edificar una política de Estado que, mediante la verdad y la justicia, pueda llevar algún día a alcanzar la paz en la nación y habrá, también, minado una de las bases fundamentales del programa de gobierno de la 4T: “Primero los pobres”. Por si este gobierno lo desconoce, la mayor parte de las víctimas que la CEAV y la CNB atienden enfrentan una doble pobreza: les arrebataron a sus seres queridos y no tienen dinero suficiente para sostenerse económicamente mientras continúan su búsqueda de verdad y justicia. Abandonarlas, en nombre de una falsa austeridad y bajo los estragos que la emergencia del Covid-19 ha producido, es una irresponsabilidad de Estado inmensa.

 

Llamamos a las autoridades a entregar a la CEAV y a la CNB los recursos que por ley les corresponden y a trabajar juntos en una profunda reforma de estas instituciones, que siente las bases para una verdadera política que, mediante la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición, trace un camino hacia la paz. El modelo integral de atención a víctimas que creó a la CEAV hace ya siete años y que no se ha implementado con seriedad es el camino correcto. Actuar en contra de estas instituciones es escupir al rostro del prójimo, es pisotear la dignidad que hemos defendido frente a la violencia, es dar carta de naturalización a la violencia y al desprecio, es dar la razón al neoliberalismo –que este gobierno asegura combatir– de que hay seres desechables.

 

No lo permitamos.

Por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad

Javier Sicilia.

 

Suscriben:

 

Familiares y activistas

Alfredo Ortega Castañeda, Angelina Escobar, Belem Barrera González, Edgar García Ramírez, Guadalupe Elizabeth Villarreal Rodríguez, Johan Gordillo García, José Luis Mariño López, José Tomás Rafael Rodríguez Hernández, Julio Omar Gómez Sánchez, Luis Alberto García Guevara, Ma. Victoria Rodríguez de la Luz, María de Jesús Soria Aguayo, María Teresa García Perez, María Victoria Torres Sánchez, Mayra González Ángeles, Merle Iliná, Micaela González Heras, Miguel Ángel Rodríguez Rodríguez, Raquel Hernández May, Raúl Zepeda Gil, Roberto Villanueva, Rosa María Garza Marcué, Sergio Beltrán García, Silvia Ramírez Cárcamo, Tranquilina Hernández Laguna, Vicente Enriquez, Víctor Alberto Rodríguez Rodríguez, Sergio Aguayo, María Salvadora Coronado Navarro, Araceli Rodríguez Nava, Edith Hernández Torres, Alfonso Ávalos, Yesenia Ramírez Trejo, Ana María Maldonado Chávez, Nancy Paulina Pérez Guerrero, Teresa Vera Alvarado, Patricia Manzanares, Virginia Peña Zamudio, Camilo Pantoja, Sofía Mosqueda, Manuel Pérez Aguirre, Arturo Carrasco Gómez, Mariclaire Acosta

 

Organizaciones y colectivos

Buscando Cuerpos Querétaro, Colectivo Madres en Búsqueda Coatzacoalcos, Colectivo Madres Unidas x Nuestros Hijos-San Fernando Tamaulipas, Colectivo Uniendo Corazones, Colectivo Víctimas de la guerra sucia de los años 70, Colectivo x la paz Xalapa, Desaparecidos Querétaro, Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, Jóvenes ante la Emergencia Nacional, Rastreadores fe y esperanza, Todas somos Iguales-CDMX, Unidas por el dolor, Unión de familias resilientes-Morelos, Plataforma de víctimas de desaparición forzada en México, Regresando a Casa Morelos, Renacer por amor a ellos

No Comments

Post A Comment