Categorías
Entradas recientes
Archivos
A un año de la Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz
9276
post-template-default,single,single-post,postid-9276,single-format-standard,elision-core-1.0.10,ajax_fade,page_not_loaded,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-4.4,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

Comunicados

A un año de la Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz

  |   Comunicados   |   No comment

Hace un año, el 26 de enero de 2020, después de cuatro días de caminar desde la Paloma de la Paz en Cuernavaca hasta el Palacio Nacional, la Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz, convocada por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que el 28 de marzo conmemorará 10 años de su surgimiento, llegó al zócalo de la ciudad de México. Llevábamos con nosotros dos documentos sobre Justicia Transicional, que dos años atrás se entregaron a la Secretaría de Gobernación, por un acuerdo previo con el presidente de la república, sin que se hubiesen tomado en cuenta para la creación de una política de Estado en favor de la paz.

 

Ese mismo día, el 26 de enero, esos mismos documentos se entregaron en el Senado de la República a un grupo plural de senadores, del que estuvo ausente Morena, y unas horas después, en el Palacio Nacional, al presidente Andrés Manuel López Obrador, a través del Gabinete de Seguridad.

 

A lo largo de la caminata, el presidente, en un gesto de desdén, se negó a recibir a las víctimas “para –son sus palabras—no hacer un show y cuidar la investidura presidencial”.

 

Un año ha pasado desde nuestra llegada al zócalo y dos desde que este gobierno se comprometió con las víctimas y el país a una agenda seria de Justicia Transicional, sin resultado alguno. No ha habido de parte del actual gobierno, ni de ningún otro, una propuesta para la creación de una gran Comisión de la Verdad y de un Mecanismo Extraordinario de Justicia. Lejos de ello, lo que continuamos padeciendo es, aunada a las víctimas de la pandemia y de una política errática y criminal para enfrentarla, la impunidad casi absoluta de los crímenes atroces, la proliferación de las masacres, de las fosas clandestinas y de las desapariciones a lo largo y ancho del país, la militarización desvergonzada, el desmantelamiento de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y su fondo de reparaciones, y el enfrentamiento entre la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) y la Fiscalía General de la República (FGR) que pretende negar el derecho de las personas desaparecidas a ser buscadas.  

 

Pese a ello, las víctimas, sus familiares y quienes los acompañamos seguimos dando una lección de dignidad, de resistencia no-violenta y de paz. Si la pandemia no hubiese limitado nuestro actuar, hoy mismo estaríamos movilizándonos de nuevo. Con ello, volvemos a repetirlo, no sólo cumplimos con nuestra conciencia, con nuestro deber ético y ciudadano, con el amor a nuestras hijas y a nuestros hijos y al país tomado por redes de complicidad con el crimen que deben ser desmanteladas mediante la justicia transicional. Cumplimos también con aquello a lo que la palabra y la poesía, que custodia el sentido de una tribu, nos llama y que defenderemos siempre, y reiteramos que dada la magnitud de la emergencia nacional, la tragedia humanitaria y la descomposición política y social del país, la agenda de Verdad, Justicia y Paz debe ser asumida y encabezada, como prioridad de la nación, por el presidente y el Congreso. Ella está desde hace dos años en sus manos y es su responsabilidad llevarla a cabo si realmente quieren una verdadera transformación del país.

 

Nosotros, víctimas, organizaciones y poetas que hace un año convocamos a aquella Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz, y cuyas propuestas para la creación de una política de Estado entregamos a quienes hoy representan al Estado, seguimos y seguiremos impulsando desde nuestras trincheras y de muy diversas maneras esta agenda prioritaria, llamando al gobierno federal y a los gobiernos de los estados a hacer el trabajo que le corresponde. Invitamos también de manera urgente a todas las víctimas y colectivos de víctimas del país, pueblos y organizaciones indígenas, universidades, especialistas, organizaciones sociales y de derechos humanos, medios de comunicación y en general a toda la población a conocer, discutir y enriquecer estas propuestas que pueden ser consultadas en:

 

http://www.cmdpdh.org/publicaciones-pdf/cmdpdh-justicia-transcional-2019.pdf

https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/documentos/2019-01/Estudio_Justicia_Transicional_Mexico.pdf

 

Hacemos nuevamente un llamado a todos los sectores sociales. Sin la fuerza de la sociedad civil, la paz, que es fruto de la verdad y la justicia jamás llegará y nos hundiremos aún más en este infierno del que quizá no haya retorno. El infierno, cuya expresión humana son las fosas clandestinas, los rastros, los campos concentracionarios, las casas de seguridad, la mudez y el miedo, puede ser tan ancho, tan profundo y aterrador como continuemos permitiéndolo.

 

 

Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad

 

Javier Sicilia

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment